Los gastos hipotecarios siguen dando titulares. La jueza titular del Juzgado Mercantil número 1 de Badajoz, Zaira González, ha elevado una cuestión prejudicial al Tribunal Superior de Justicia europeo sobre el reparto de los gastos hipotecarios una vez que la cláusula se ha declarado abusiva.

Esta cuestión prejudicial se produce después de que Adicae presentara una demanda colectiva. Esta asociación asegura que la batalla judicial contra la práctica generalizada de la banca de imponer al consumidor todos los gastos de la formalización de hipotecas, a través de una cláusula que se ha venido insertando en millones de préstamos, avanza hacia un pronunciamiento de la Unión Europea.

El juzgado de lo Mercantil cuestiona las últimas sentencias del Tribunal Supremo en el que repartía de forma salomónica los gastos hipotecarios, salvo el de la tasación sobre el que no se pronunciaba. Y es que sostiene que el Supremo ha dictado “resoluciones contradictorias entre sí que han llevado a los juzgadores, consumidores y banca a una preocupante situación de inseguridad jurídica”, algo que al final deberá resolver el Tribunal Europeo.

La jueza del caso se cuestiona si “la declaración de nulidad por abusiva de una cláusula que atribuye todos los gastos al prestatario puede ser moderada en cuanto a sus efectos restitutorios tras su declaración de nulidad por abusiva”.

Por el mismo motivo se pregunta si “deben distribuirse por mitad entre prestamista y prestatario los gastos de notaría y gestoría” o “si deben imponerse igualmente al prestatario los gastos de tasación del inmueble y el impuesto que grava la constitución de la hipoteca”. En este sentido, recuerda los artículos 5, 6 y 7 de la Directiva Europea 93/13/CEE de 1993, que hacen referencia a estas consideraciones, y añade el “efecto restitutorio” que se deriva de la aplicación de estas nulidades, esto es, pregunta a la UE directamente qué motivo hay para que la banca no devuelva a los consumidores lo cobrado indebidamente.

Adicae estima que el consumidor puede recuperar como mínimo 1.000 euros de media a la banca, teniendo en cuenta sólo la mitad de los gastos de notaría y gestoría, y la totalidad del registro.

Además de esas cantidades ya reconocidas en favor de los consumidores, ADICAE abre ahora la puerta, a través de esta cuestión prejudicial, a que la tasación, sobre la que el alto Tribunal no se ha pronunciado, y el IAJD puedan ser recuperados por parte del consumidor.

Fuente: idealista.com